¿Qué es la gestación subrogada?

La gestación subrogada es una técnica de reproducción asistida en la que una mujer accede a gestar al hijo de otra persona o pareja.

En la mayoría de los casos, consiste en la creación de embriones mediante fecundación in vitro (FIV), ya sea con los gametos de los padres de intención o de donantes, y la posterior transferencia de estos embriones al útero de la gestante.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Para quiénes está indicada?

Pueden recurrir a esta opción tanto parejas (heterosexuales y del mismo sexo) como mujeres y hombres solteros. Permite ser padres a familias que no podrían de manera natural.

Siempre que sea posible, se intenta que sean los padres los que aporten los gametos. En el caso de sea necesario recurrir a la donación de óvulos, se debe evitar que la gestante y la donante sean la misma mujer para reducir el vínculo entre ésta y el futuro bebé.

De hecho, en muchos destinos está prohibido realizar este tipo de subrogación en concreto, conocida como gestación subrogada parcial o tradicional.

¿Cuál es la forma correcta de llamarla?

Gestación subrogada es el término más ampliamente utilizado y el más correcto a la hora de hacer alusión a esta técnica de reproducción asistida. Gestación significa embarazo o preñez, mientras que subrogar proviene del latín subrogāre y significa sustituir o poner en el lugar de otra cosa de acuerdo con las definiciones de la Real Academia Española (RAE) para ambos términos.

Son muchos los términos que se emplean en distintos medios para hacer referencia a esta técnica de reproducción asistida. Entre ellos, el más popular es vientre de alquiler, calificado entre las formas ofensivas más difundidas y cuyo uso está desaconsejado, así como el de otras versiones igualmente vulgares: alquiler de vientres, renta de úteros, alquiler de útero, arrendamiento de vientres maternos, etc.

La realidad es que, principalmente, existen dos formas correctas: por un lado, y como hemos mencionado más arriba, gestación subrogada y, por otro lado, gestación por sustitución. La primera es la forma empleada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para referirse a esta técnica y la segunda es la que figura en la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida vigente actualmente en España.

Un tercer grupo que se encuentra entre un extremo y el otro es el de las formas erróneas, esto es, aquellas formas en las que se hace uso de un término que realmente significa algo distinto a aquello a lo que estamos refiriéndonos. Es el caso de maternidad subrogada, madre sustituta y vocablos similares, puesto que la maternidad no es lo que se subroga o sustituye, sino el embarazo.

Otros términos considerados igualmente adecuados y cuyo uso se recomienda en lugar de las formas vulgares o erróneas anteriormente citadas son: embarazo subrogado, subrogación uterina, gestante subrogada y paternidad/maternidad por subrogación, entre algunas otras.

¿Quién puede recurrir a la gestación subrogada?

En el caso de las parejas homosexuales masculinas y hombres solteros, se trata de una esterilidad estructural. En las parejas heterosexuales y mujeres solteras, suele ser debido a algún problema de salud que impide la gestación:

  • Ausencia de útero, ya sea congénita (Síndrome de Rokitansky) o adquirida (histerectomía).
  • Alteraciones uterinas en estado grave, como: endometriosis severa, síndrome de Asherman irreparable o adenomiosis grave.
  • Malformaciones uterinas incompatibles con la gestación.
  • Fallos repetidos en ciclos previos de FIV.
  • Enfermedades que pueden verse agravadas por la gestación o que incluso pueden causar la muerte en caso de embarazo. Algunos ejemplos son: enfermedades autoinmunes, patologías cardiovasculares o algunos tipos de cáncer.
  • Tratamientos farmacológicos que dificultan el embarazo o tienen acción teratogénica (causante de malformación fetal): si no es posible dejar esta medicación, no pueden quedarse embarazadas.

Situación en España

A pesar de que existen muchas causas médicas que hacen imprescindible recurrir a la gestación subrogada para conseguir ser padres, en la actualidad, no está permitido llevar a cabo la subrogación en España. La Ley especifica que:

  • En casos de gestación por sustitución, se considera que la madre legal del niño es aquella que ha dado a luz (mater semper certa est).
  • Se considera nulo de pleno derecho cualquier contrato en el que se renuncie a los derechos de maternidad a favor de otra persona, haya o no dinero de por medio.

Esto hace que la maternidad siempre sea adjudicada a la mujer que gesta y pare al bebé y no a la madre de intención, independientemente de quién haya aportado el óvulo.

Por tanto, es necesario realizarla en el extranjero, en aquellos destinos donde sí que es legal esta técnica y está permitida para ciudadanos no residentes en el país.

Además, debe tenerse en cuenta que, si no está correctamente regulada, puede haber problemas a la hora de volver con el bebé al país de origen.

Filiación

Uno de los mayores problemas que implican los procesos de gestación subrogada es volver al país de origen con el bebé y que la filiación con los padres sea reconocida.

En algunos destinos, gracias a la Instrucción de 2010 de la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN), es más fácil. Esto se debe a que el Estado español adjudica directamente la paternidad a los padres de intención cuando un juez establece la filiación por sentencia.

No obstante, en la actualidad, los únicos destinos en los que se obtiene sentencia judicial válida en España son Estados Unidos, Canadá y Grecia.

En otros países, como Rusia, Ucrania o Georgia, se obtiene filiación para los padres de intención, pero ésta no es reconocida en España. Esto hace que la gestante sea la madre legal en España. El padre legal, si ha aportado los espermatozoides, es el padre de intención, ya que puede reclamar la paternidad mediante pruebas genéticas.

En estos casos, para que ambos padres intencionales puedan ser reconocidos en España, la gestante debe renunciar a la maternidad. De esta manera, el padre de intención queda como único padre legal del bebé y la madre de intención puede adoptarlo por ser hijo de su pareja.

Posibles destinos para los españoles

A pesar de que la gestación subrogada está permitida en varios destinos, no todos son válidos para los ciudadanos españoles ni para todos los modelos de familia.

Además de la legislación existente en el destino en el que se realiza la gestación subrogada, también debe tenerse en cuenta la del país de origen.

Por ejemplo, en Rusia, está permitido que las mujeres solteras realicen procesos de gestación subrogada. Sin embargo, no es recomendable que las mujeres solteras españolas lo realicen allí, debido a que tendrán problemas para registrar al bebé en España.

A grandes rasgos, los posibles destinos para las parejas heterosexuales españolas son:

  • EEUU
  • Canadá
  • Grecia
  • Rusia
  • Ucrania
  • Georgia

También será necesario evaluar los requisitos que hay que cumplir en cada país, como estar casados o presentar un certificado médico que justifique la incapacidad de gestar.

Si se trata de parejas heterosexuales que necesitan utilizar semen de donante o de mujeres solteras, los destinos posibles son EEUU, Canadá y Grecia.

En el caso de las parejas homosexuales y hombres solteros, únicamente podrán recurrir a EEUU y Canadá para la subrogación, ya que estos destinos admiten todos los modelos de familia.

Profesionales implicados

Varios profesionales participan a lo largo de todo el proceso para asegurar que se realiza de manera adecuada y evitar posibles imprevistos:

  • Asesores: son los únicos especialistas que trabajan desde el país de origen. Les facilitan información a los padres de intención sobre cuáles son los pasos a seguir, ponen a los pacientes en contacto con el resto de profesionales y coordinan el proceso. También los acompañan en el país de destino y les ayudan a superar las posibles barreras lingüísticas que puedan haber.
  • Agencia de gestantes y donantes: se encarga de encontrar a la mujer idónea para llevar a cabo la gestación y, en el caso de que sea necesario, a los donantes de gametos, tanto de óvulos como de semen.
  • Clínica de reproducción asistida: es donde se realiza el tratamiento de fecundación in vitro (FIV) para lograr el embarazo de la gestante.
  • Representantes legales: su función es revisar los contratos de gestación subrogada y asegurarse de que se realizan todos los trámites para que el bebé pueda volver al país de origen sin ningún problema legal.
  • Gestor de la cuenta fideicomiso: es recomendable contar con esta figura para que controle los movimientos que se realizan durante el proceso de gestación subrogada en la cuenta bancaria.

Gracias al trabajo de estos profesionales, es posible que los padres de intención consigan su objetivo: tener un hijo para poder formar o aumentar su familia.

Asesor inteligente

Al principio suele ser complicado ya que las personas que necesitan de la gestación subrogada no conocen las empresas y los destinos ideales según su modelo de familia. Debido a ello, en Surrofair se ha creado un sistema para poder encaminarte en esos primeros pasos.

Te recomendamos que inicies el formulario inteligente con Lucy y te resolverá muchas dudas ya que ha sido programado para indicarte el destino ideal y las empresas que dan servicio a ese destino.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso de formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar