Gestación subrogada en Canadá

Canadá es uno de los destinos de gestación subrogada estrella para las parejas homosexuales y los hombres solteros debido a que está permitido que todos los modelos de familia accedan a estos tratamientos, independientemente de su condición sexual y estado civil.

[indice_contenido]

Condiciones y requisitos legales

Al contrario de lo que ocurre en EE.UU., solamente hay una provincia donde no está permitida la gestación subrogada: Quebec, donde la ley indica que todo contrato de gestación subrogada será declarado nulo.

En el resto del país, la legislación canadiense permite la realización de la gestación subrogada tanto a ciudadanos residentes en el país como a extranjeros y, como hemos comentado, pueden acceder a ella todos los modelos de familia: solteros y parejas heterosexuales y homosexuales.

No obstante, a pesar de ser un país tan abierto a este tipo de tratamientos, no es un destino tan frecuente porque las condiciones que impone la Ley canadiense hacen que la búsqueda de la gestante subrogada sea difícil.

Ello es debido a que la ley permite la gestación subrogada siempre y cuando sea un proceso 100% altruista, lo que significa que la gestante no recibirá ningún tipo de compensación económica por el hecho de gestar.

Sin embargo, los futuros padres sí que deben costear los gastos derivados del embarazo que se listan en el siguiente apartado.

¿Qué gastos deben reembolsarse?

Tal y como comentábamos arriba, los padres de intención sí que deberán pagarle todos los gastos que puedan derivarse del embarazo. Entre ellos, pueden incluirse:

  • Vitaminas prenatales
  • Ropa de premamá
  • Gastos de desplazamiento hasta las consultas médicas
  • Medicación que necesite durante todo el proceso y el embarazo
  • Compensación por días de trabajo perdidos a causa del embarazo

En cualquier caso, la gestante deberá justificar todos los pagos que los padres de intención realicen. La cantidad máxima que los padres intencionales pueden abonar por ley asciende a 22.000 dólares canadienses (CAD).

Prohibiciones y sanciones

En resumen, las principales limitaciones que existen en materia de gestación subrogada en Canadá son:

  1. Ninguna persona o parte implicada puede pagar una cantidad monetaria a la mujer por ser gestante. Ofrecerse a hacerlo o anunciarlo está considerado un delito.
  2. No se permite la aceptación de una cantidad de dinero por ser intermediario en un acuerdo de gestación subrogada o anunciar tal servicio.
  3. Ninguna mujer menor de 21 años puede ser gestante subrogada. También se prohíbe fomentar, aconsejar o ayudar a que una mujer menor de esta edad acceda a serlo.

Si se detecta alguna infracción de estas características en un acuerdo de gestación subrogada, el o los culpables podrían ser sancionados con una pena de hasta 10 años de cárcel y una multa de hasta 500.000 dólares canadienses.

Filiación para españoles

Igual que ocurre en Estados Unidos, en Canadá también se obtiene una sentencia judicial que determina la filiación del bebé en favor de los padres de intención.

Este documento permite el acceso directo tanto a la nacionalidad española como a la canadiense y los derechos de todas las partes que intervienen.

Poder obtener la filiación directa por sentencia judicial facilita mucho el proceso a los padres de intención y le permite a las mujeres sin pareja masculina poder recurrir a la gestación subrogada sin encontrar problemas a la hora de registrar a su hijo en España, situación en la que se encontrarían si la filiación tuviera que ser mediante la reclamación de la paternidad biológica y adopción del bebé.

También se podrán beneficiar de la filiación directa aquellas parejas heterosexuales que, además de a la subrogación, también tengan que recurrir a la donación de semen para ser padres.

Precio

El coste de los procesos de gestación subrogada en Canadá es más económico que el de Estados Unidos. Allí, este tratamiento de reproducción asistida cuesta entre 60.000 € y 100.000 € o, en USD, entre 70.000 $ y 120.000 $, aunque, como siempre, todos los padres intencionales deberían contar con una cantidad adicional a fin de cubrir los posibles imprevistos que puedan surgir.

Este relativo bajo coste del proceso en comparación con EE.UU. no solo se debe al hecho de que debe ser de manera obligada completamente altruista, sino también a que el sistema de salud público canadiense cubre los gastos médicos del embarazo. Sin embargo, no paga los derivados del tratamiento de reproducción asistida.

Ventajas e inconvenientes

Sabiendo todo esto, podemos resumir las ventajas de llevar a cabo los proceso de gestación subrogada en Canadá en los siguientes puntos:

  • Menor coste del tratamiento en comparación a otros destinos que ofrecen condiciones similares.
  • El sistema sanitario es público.
  • La filiación del menor se determina por sentencia judicial, lo que da mayor seguridad a la hora de inscribir al menor.
  • El niño obtendrá la nacionalidad canadiense y la española por ser hijo de españoles.
  • Está permitido para todos los modelos de familia, como las parejas homosexuales y los solteros.

Por otra parte, se debe tener en cuenta que el principal inconveniente de este destino es que la poca disponibilidad de mujeres dispuestas a ser gestante hace que las listas de espera sean más largas que en otros países en los que la gestación subrogada no debe ser altruista.

Es por ese motivo que Canadá no es de los destinos de subrogación más frecuentes, a pesar de tener garantías legales para todos los modelos de familia.

Si necesitas más ayuda, te recomendamos que inicies el formulario inteligente con Lucy y te resolverá muchas dudas ya que ha sido programado para indicarte el destino ideal y las empresas que dan servicio a ese destino.

Consejos para elegir a la gestante subrogada

La elección de la gestante es una de las etapas clave dentro de la gestación subrogada y un momento complicado para los padres de intención, ya que será la persona que gestará a su futuro hijo y debe ser alguien en quien confíen.

En primer lugar, es importante aclarar que algunos términos que se utilizan popularmente como madre gestante, madre de alquiler o madre subrogada son incorrectos, ya que la mujer que llevará a término el embarazo no será la madre del bebé. El calificativo que se debe utilizar es el de gestante, pues su función será cuidar tan solo del futuro bebé durante su vida intrauterina.

[indice_contenido]

Selección de la gestante

En algunas ocasiones, la gestante es un familiar o una amiga cercana de los padres de intención. En ese caso, será muy importante hablar detenidamente con la gestante para que comprenda las implicaciones que tiene ser gestante subrogada y el papel que tendrá en la vida de vuestro hijo.

No obstante, lo más común es que el proceso de elección de la gestante se lleve a cabo a través de una agencia. La forma de proceder depende del país y la agencia con la que se lleve a cabo el tratamiento.

Los padres de intención pueden estar implicados en la selección o no intervenir. Dependerá de las condiciones del país y de la agencia. También puede ocurrir que los padres prefieran no participar en la búsqueda de la gestante.

¿Cómo se realiza la asignación con los padres?

A la hora de realizar la asignación entre la gestante y los padres de intención, se tiene en cuenta la voluntad de ambas partes. Hay dos opciones distintas:

  • La agencia busca una candidata teniendo en cuenta algunos rasgos de los futuros padres, como su personalidad, su estilo de vida y sus valores.
  • La agencia ofrece una base de datos y los padres participan en el proceso de elección de la gestante.

En ambas situaciones, tanto los futuros padres como la gestante tienen que estar de acuerdo en la asignación.

Si los padres de intención tienen que elegir, para tomar esta importante decisión, es importante conocer mucha información sobre la candidata, como sus motivaciones para ser gestante (económicas o solidarias), su estilo de vida o cómo fueron los anteriores embarazos y partos si los ha habido.

Ventajas de conocer a la gestante

El hecho de tener una menor o mayor relación es decisión de ambas partes. Puede haber un contacto mínimo o establecerse una amistad. Esto último tiene múltiples ventajas, ya que:

  • Se le puede agradecer personalmente a la gestante lo que está haciendo por nosotros
  • Es posible comprobar que está actuando de forma libre y voluntaria
  • Es una garantía de que hay transparencia
  • Nuestro futuro hijo podrá conocer su origen si así lo deseamos

También hay que prestar atención a la sensación que nos dé la persona. Además, es recomendable preguntarle a la candidata su opinión respecto a varios temas como el aborto o el embarazo múltiple y saber qué relación querría tener con los futuros padres: si queremos tener un seguimiento continuado del embarazo, tendremos que escoger a una gestante que esté dispuesta a entablar una amistad con nosotros.

En resumen, a la hora de elegir a la mujer gestante, es clave que se tenga confianza en ella, pues es una parte primordial del proceso de la gestación por sustitución.

¿Y si no queremos conocerla?

No obstante, también hay padres de intención que prefieren no conocer a la gestante. De esta forma, se reduce el vínculo y no hay posibilidad de sentirse condicionados ante la posibilidad de arrepentimiento o incómodos durante el proceso. Si se decide esto, lo más probable es que los padres de intención no participen en la selección de la gestante subrogada.

Como hemos comentado, mientras que en algunos países y agencias se ofrecen ambas opciones, en otros no. Por ejemplo, en Estados Unidos, suele ser obligatoria la elección en doble dirección, donde los padres eligen a la gestante, pero ella también los elige a ellos.

Hacerlo por tu cuenta vs. con una agencia

A la hora de buscar una gestante, es totalmente aconsejable hacerlo a través de una agencia de gestación subrogada. De este modo, se cuenta con una mayor seguridad y con garantías de que la gestante ha pasado por las pruebas médicas y psicológicas necesarias.

También hay que tener en cuenta que las gestantes también indican sus preferencias a la agencia. Por ello, puede darse el caso de mujeres que elijan ser gestantes únicamente de parejas heterosexuales o de su mismo país.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies