Gestación subrogada en Rusia

La gestación subrogada es una técnica de reproducción asistida permitida en Rusia. Las principales razones que hacen que sea un destino frecuente para los padres de intención españoles son la cercanía del país y los precios.

No obstante, es importante tener en cuenta que no todos los modelos de familia pueden acceder a este tratamiento debido a que existen una serie de restricciones legales que explicaremos a continuación.

Situación de la subrogación en Rusia

La gestación subrogada en Rusia únicamente está permitida para las mujeres solteras y las parejas heterosexuales, tanto si están casadas como si no. Está expresamente prohibida para parejas del mismo sexo.

Además, será necesario que la futura madre de intención pueda demostrar médicamente su incapacidad para llevar a cabo una gestación sin poner en riesgo su vida o la del bebé. En los casos de mujeres solteras, también será necesario que aporten sus óvulos.

Respecto a los requisitos necesarios para ser gestante subrogada, encontramos que debe:

  1. Tener entre 20 y 35 años
  2. Haber tenido un hijo propio previamente
  3. Gozar de una buena salud física y emocional
  4. En caso de estar casada, contar con el consentimiento de su marido

Otra restricción legal que existe en este país es que no está permitida la gestación subrogada tradicional, es decir, la gestante no puede aportar sus óvulos. Será necesario que éstos procedan de la madre de intención o de una ovodonante.

Es importante que en el acuerdo de subrogación quede todo perfectamente estipulado. Aún así, no hay que olvidar que el contrato de gestación subrogada en Rusia no es una entrega de un bebé, algo ilegal, sino una transferencia de derechos y obligaciones sobre el bebé por parte de la gestante en beneficio de los padres de intención.

También es fundamental que los padres de intención tengan claro que deben cumplir tanto la ley rusa como los requisitos que están exigiendo en el consulado español en la actualidad para evitar problemas a la hora de registrar al bebé en el país de origen.

Filiación en España

Cabe destacar que, a pesar de que la Ley rusa sobre gestación subrogada (Ley Federal «Sobre las bases de protección de la salud de los ciudadanos de la Federación de Rusia», publicada en enero de 2012) permite que las mujeres sin pareja accedan a esta técnica, en el caso de las españolas, no es posible.

Esta inviabilidad se debe a que, para la filiación del bebé en el consulado español es necesario reclamar la paternidad mediante una prueba genética al supuesto padre. De confirmarse que efectivamente es el padre biológico, posteriormente la madre de intención podría conseguir la filiación por adopción del hijo de su pareja.

Encontramos la misma situación en las parejas heterosexuales que deben recurrir a la donación de semen para conseguir ser padres. A pesar de estar legalmente permitidas en Rusia tanto la donación de óvulos como de espermatozoides, en el caso de las parejas españolas, habría problemas si se utiliza esperma de banco, ya que no es posible determinar la paternidad del padre de intención mediante prueba de ADN, algo necesario para el reconocimiento de filiación en el Estado español.

Además de cumplir estas condiciones, para poder registrar al bebé en el consulado de España, son necesarias:

La renuncia de la gestante

Es imprescindible que la gestante renuncie al bebé para transferirle los derechos de maternidad al padre de intención.

En el artículo 51 de la Ley rusa citada anteriormente, se establece:

Las personas que dieron su consentimiento escrito para la implantación del embrión a otra mujer con el fin de su gestación (es decir, los padres de intención), pueden ser registrados como padres del niño sólo al disponer del consentimiento de la mujer que dio a luz el niño, esto es, la gestante.

Por tanto, vemos que la gestante debe renunciar al bebé tras el parto y dar su consentimiento para que sean los futuros padres los que aparezcan en el certificado de nacimiento. De esta manera, el bebé podrá ser inscrito como hijo únicamente del padre de intención. En caso de no renunciar, podría quedarse con el niño.

La partida de nacimiento o parto

En este documento, aparece el nombre de la gestante y del padre de intención, por tanto, otorga la filiación al padre de intención y a la gestante.

A pesar de que el certificado de nacimiento ruso incluye los nombres de los padres de intención, con la renuncia de la gestante, la filiación en el consulado español es adjudicada al padre.

Posteriormente, tras obtener la renuncia de la gestante a los derechos y obligaciones del bebé, la madre de intención podrá iniciar los trámites de adopción del bebé de su pareja.

Precio del tratamiento

El precio aproximado de un proceso de gestación subrogada en Rusia está entre los 50.000€ y los 80.000€ en USD entre los 60,000$ y los 95,000$. Sin embargo, antes de iniciar un tratamiento de este tipo es importante contar con que pueden surgir imprevistos que aumenten el coste final. Por tanto, es recomendable contar con más dinero que el presupuesto inicial.

Por ejemplo, si no se consigue el embarazo a la primera, si se trata de una gestación múltiple o surge alguna complicación imprevista, los gastos aumentarán.

También es importante tener claro qué se incluye en el presupuesto inicial para evitar que aumente el precio una vez hayamos iniciado el proceso.

Si necesitas más ayuda, te recomendamos que inicies el formulario inteligente con Lucy y te resolverá muchas dudas ya que ha sido programado para indicarte el destino ideal y las empresas que dan servicio a ese destino.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso de formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar